¡Qué buenas están las castañas calentitas! Pero si nos las comemos ayudando a los demás, nos saben aún mejor.

Con la visita del castañero a nuestro colegio, hemos colaborado con los proyectos de la Fundación Amigó que lleva a cabo en Palawan y Cebú (Filipinas).

Desde el departamento de Pastoral, queremos daros a todos las gracias por vuestra colaboración.

Una vez más hemos demostrado que “Hay un hermano en mí SOLIDARIO”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *